Mi Automovil

¿Qué líquido se escapa de su automóvil? Una guía codificada por colores

Dejas tu coche por unos minutos, o unas horas, o unos días, y vuelves y te encuentras con un charco que se forma debajo de él. Probablemente eso no sea bueno. Tal vez sea solo la condensación de agua que gotea, pero es probable que sea una señal de una fuga de líquido.

Su automóvil es un equipo complejo. Utiliza una variedad de fluidos para diferentes funciones, que incluyen:

  • Aceite de motor, para lubricar el motor.
  • Refrigerante, para mantener el motor a la temperatura adecuada
  • Líquido de transmisión, para lubricar y operar la transmisión.
  • Líquido de frenos, para accionar los frenos
  • Líquido lavaparabrisas, para limpiar el parabrisas
  • Líquido de dirección asistida, que facilita la conducción.

Cualquiera de estos fluidos puede filtrarse de su vehículo, dejando un residuo distintivo en el suelo.

Estos fluidos se pueden identificar por el color y la textura y, a veces, por el olor. La mayoría necesitará la atención inmediata de un mecánico para evitar una situación que podría dejarlo varado al costado de la carretera con una gran factura de reparación. Con eso en mente, echemos un vistazo más de cerca a los fluidos que hacen que nuestros automóviles, camionetas y SUV funcionen correctamente, y cómo identificarlos.

 

Cómo comprobar si su coche tiene una fuga de líquido

Si ve un charco debajo de su automóvil en el piso de su garaje, camino de entrada o lugar de estacionamiento, es muy probable que esto sea una señal de una fuga. Una buena forma de determinar la cantidad y la ubicación de la fuga de líquido es colocar un pedazo grande de cartón debajo de su automóvil cuando lo estacione durante la noche. Revise el cartón a la mañana siguiente para ver cuánto se ha filtrado, de qué color es y de dónde proviene. Esta es información útil para tener y compartir con su mecánico a fin de identificar qué fluido se está escapando, así como de dónde proviene.

 

Si tu fuga es roja

Su vehículo usa dos líquidos que son rojos: líquido de dirección asistida y líquido de transmisión automática. Ambos son fluidos hidráulicos. Algunos vehículos realmente usan líquido de transmisión automática en sus sistemas de dirección asistida. Consulte el manual del propietario.

Líquido de dirección asistida: puede ser rojo, marrón rojizo o marrón si es viejo. Tiene una consistencia fina y una sensación aceitosa. Puede oler a malvaviscos quemados. Su mecánico puede inspeccionar su sistema de dirección asistida .

Fluido de transmisión automática: también comienza en rojo cuando es nuevo, luego se vuelve marrón rojizo progresivamente a medida que se desgasta y las millas se acumulan. Se siente aceitoso y resbaladizo, y más delgado que el aceite de su motor. Huele a petróleo. Si encuentra esto, una inspección de la transmisión está en orden, especialmente si nota otros signos de un problema de transmisión, como cambios retrasados ​​cuando el motor está frío.

 

Si tu fuga es naranja

Las fugas de color naranja pueden originarse en dos áreas diferentes de su vehículo:

Refrigerante: esto puede ser un indicador de que hay óxido en su sistema de enfriamiento y que las partículas de óxido se han mezclado con el refrigerante. El refrigerante se siente viscoso y tiene un olor dulce. La principal causa de daños graves al motor es la pérdida de refrigerante. Si su automóvil pierde líquido constantemente, comuníquese con su taller de reparación de inmediato. Haga inspeccionar su sistema de enfriamiento .

Líquido de transmisión automática: esto también puede volverse de un color naranja a medida que envejece. Un mecánico puede inspeccionar su transmisión para confirmar.

 

Si su fuga es verde, amarilla o rosa

Refrigerante: viene en muchos colores fluorescentes y puede filtrarse desde muchos lugares en todo el sistema de enfriamiento. El refrigerante tiene un olor dulce y una textura viscosa. La pérdida de refrigerante provocará un sobrecalentamiento si no se aborda, y si el motor se sobrecalienta, puede quedarse varado y con una factura de reparación enorme. Una inspección de su sistema de enfriamiento puede identificar la fuente de la fuga.

 

Si tu fuga es azul

Líquido lavaparabrisas: es líquido , aguado y huele a limpiacristales. Puede venir en otros colores, incluido el verde. Verifique si el depósito de líquido de la lavadora está agrietado, o haga que un técnico revise sus sellos y líneas.

 

Si su fuga es de color amarillo claro

Líquido de frenos: este líquido hidráulico comienza en amarillo claro, luego se oscurece progresivamente con el tiempo y puede terminar en marrón oscuro si no se le da mantenimiento. El líquido de frenos se sentirá aceitoso al tacto, es muy resbaladizo y puede oler a aceite de pescado.

IMPORTANTE: Si encuentra esto, no es seguro conducir su automóvil. En su lugar, llévelo a un mecánico, donde se puede inspeccionar el sistema de frenos. Las líneas de freno u otras partes pueden necesitar reparación o reemplazo.

 

Si su fuga es marrón

Aceite de motor: comienza como un tono marrón claro cuando es nuevo, luego se vuelve marrón más oscuro con el tiempo y finalmente se vuelve casi negro después de recoger suciedad y subproductos de la combustión a medida que circula por el motor a lo largo de miles de millas. El aceite de motor tiene un olor distintivo (revise la varilla de medición del motor para olerlo y compare), y se siente espeso y resbaladizo al tacto. Puede mantener el nivel de aceite al tope si la fuga es menor, pero es importante que incluso una pequeña fuga de aceite sea inspeccionada y reparada lo antes posible.

 

Si su fuga es clara

Agua: Este fluido se ve y se siente como… ¡agua! Es probable que sea el resultado de la condensación que sale de su aire acondicionado y no es motivo de alarma.

Gasolina: la mejor forma de detectar la gasolina es por su olor distintivo , no por su textura.

IMPORTANTE: Si detecta una fuga de gasolina, no es seguro conducir su vehículo. Llame a su mecánico para que le aconseje cómo proceder.

 

Consejos generales para fugas de fluidos

  • Un charco de 3 pulgadas o más debajo de su automóvil se considera una fuga grave y requiere atención inmediata.
  • Un charco de entre 1 y 2 pulgadas de ancho se denomina «filtración» o «goteo «. A menos que sea líquido de frenos o gasolina, la condición no es tan grave.
  • La mañana siguiente a la revisión de su vehículo, revise debajo del automóvil para ver si hay líquido fresco. Si todavía hay una fuga, llame inmediatamente al centro de reparación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *