Mi Automovil

¿Frenos chirriantes? Mis Frenos Hacen Ruido ¿Qué Hacer?

El ruido de los frenos es como las uñas en una pizarra. Cada vez que su vehículo se detiene, los frenos chirrían, rechinan o chirrían, es muy molesto. Pero más importante que eso, el ruido de los frenos puede indicar un problema de seguridad grave que podría afectar la capacidad de su automóvil para detenerse.

Si sus frenos están haciendo ruido, es una buena idea que un mecánico los revise lo antes posible.

 

 

Cómo funcionan tus frenos

Los frenos detienen su automóvil; todos lo sabemos. Pero, ¿cómo sucede?

Hay dos tipos básicos de sistemas de frenado : disco y tambor. La mayoría de los vehículos tienen frenos de disco en al menos el eje delantero y muchos tienen discos en todos los sentidos.

Componentes del sistema de freno de disco:

  • Almohadillas
  • Rotores
  • Calibrador

Componentes del sistema de frenos de tambor:

  • Zapatos
  • Tambores
  • Cilindros de rueda

Ambos tipos de sistemas tienen un cilindro maestro, donde se crea presión hidráulica cuando presiona el pedal del freno. Al presionar el pedal, el líquido de frenos presurizado se fuerza a través de una serie de líneas de freno y mangueras hacia las ruedas.

En cada rueda, el líquido de frenos obliga a una pinza operada hidráulicamente a empujar las pastillas de freno contra el rotor. En un sistema de frenos de tambor, la presión hidráulica hace que el cilindro de la rueda empuje las zapatas de freno contra el tambor. Cualquiera de los dos escenarios ralentiza el vehículo y finalmente lo detiene.

Ruidos comunes

Cuando ocurren problemas con los frenos, generalmente causan los siguientes ruidos:

  • Molienda
  • Chillar o chirriar
  • Traqueteo o traqueteo

Veamos qué causa estos ruidos y qué hacer al respecto. Tenga en cuenta que algunos problemas con los frenos pueden causar más de un tipo de ruido, según el diseño del vehículo y el desgaste de las piezas.

 

Molienda

Si sus frenos rechinan, necesitan atención inmediata. Por lo general, esto significa que la pastilla de freno o el material de la zapata están desgastados, lo que provoca un contacto de metal con metal. Es peligroso conducir con esto y puede generar reparaciones más costosas. Estas son las causas más comunes de rechinar los frenos:

Zapatas o zapatas de freno desgastadas: Las zapatas y zapatas de freno consisten en material de fricción montado en una placa de respaldo de metal. Cuando las pastillas y las zapatas se desgastan, puede producirse un chirrido metálico, ya que la placa de respaldo comienza a hacer contacto con el rotor o el tambor. Las pastillas de freno también tienen un indicador de desgaste de metal que arrastra los rotores cuando las pastillas están gastadas. Esto producirá un chirrido o chirrido.

Solución: sus pastillas o zapatas de freno deben ser reemplazadas. Cuando su mecánico haga esto, también inspeccionará visualmente los rotores o tambores en busca de signos de daños, como grietas, rayones y puntos de calor. El mecánico también medirá el grosor de los rotores o tambores para ver si se pueden mecanizar o si es necesario reemplazarlos.

Pinza pegada o cilindro de rueda: Una pinza pegada puede hacer que las pastillas se fuercen continuamente contra el rotor, creando un chirrido o chirrido. Lo mismo ocurre con un cilindro de rueda que se atasca, lo que obliga a las zapatas contra los tambores.

Solución: en algunos casos, puede ser útil quitar la pinza y engrasar sus correderas. De lo contrario, el técnico reemplazará la pinza o el cilindro de la rueda y purgará los frenos. También querrá que las almohadillas y los rotores, o las zapatas y los tambores, se inspeccionen en busca de daños y se reemplacen según sea necesario.

Chirriar

Los chirridos podrían significar que tiene pastillas de freno baratas o frenos calientes, o podrían ser una señal de un problema mayor. Los frenos que se sobrecalientan pueden causar un ligero chirrido, especialmente cuando los frenos aún están fríos. Pero si sus frenos chirrían constantemente, debe hacer que los inspeccionen. Estas son las causas más frecuentes:

Material de fricción de la almohadilla o del zapato: en algunos casos, el material de fricción de mala calidad puede provocar un chirrido. Esto es especialmente común en los frenos semimetálicos.

Solución: Reemplace las pastillas de freno por unas de mejor calidad. Los frenos de cerámica son una buena opción, ya que generalmente hacen muy poco ruido, aunque tienden a ser un poco más costosos.

Pastillas de freno desgastadas: como se mencionó anteriormente, las pastillas de freno tienen un indicador de desgaste de metal que arrastra los rotores cuando las pastillas están desgastadas. Esto producirá un chirrido o chirrido.

Solución: necesita que le cambien las pastillas de freno.

Escombros extraños: Ocasionalmente, escombros como piedras pequeñas pueden quedar atrapados entre la pastilla y el rotor, o entre la zapata y el tambor. Esto puede provocar un chirrido o chirrido.

Solución: El mecánico inspeccionará los frenos y los desmontará según sea necesario. Se eliminarán los escombros y será necesario reemplazar cualquier componente dañado.

Rotores o tambores acristalados: los rotores y tambores de los frenos se desgastan con el tiempo, lo que produce un acabado esmaltado o rugoso. Como resultado, los frenos pueden hacer un chirrido o chirrido.

Solución: si los rotores o tambores todavía son lo suficientemente gruesos, normalmente se pueden mecanizar para mejorar el acabado. Si no lo están, deberán ser reemplazados. De cualquier manera, primero deben inspeccionarse en busca de daños como grietas, rayones y puntos de calor.

Falta de lubricación en la placa de respaldo del tambor: en un sistema de freno de tambor, las zapatas y el tambor se montan en una placa de respaldo. Si la placa de respaldo no está lubricada en las almohadillas de contacto del zapato, es posible que escuche un chirrido.

Solución: Retire el tambor y las zapatas y lubrique la placa de respaldo.

Traqueteo 

Si escucha ruidos de traqueteo cuando pisa el pedal del freno, generalmente significa que algo está mal en su sistema de frenos. También puede sentir una sensación pulsante a través del pedal o el volante. Una inspección está en orden. A continuación, se muestran algunas causas comunes:

Rotores o tambores deformados : las pastillas de freno hacen un contacto desigual con los rotores deformados . Esto puede resultar en un ruido de traqueteo, generalmente acompañado por un pedal de freno pulsante y, en algunos casos, un volante vibrante. Lo mismo ocurre con los tambores que se usan de manera desigual, lo que impide que los zapatos hagan un contacto adecuado.

Solución: Debe medir los rotores para determinar el grosor mínimo, las variaciones de grosor, la conicidad y el descentramiento (lo que provoca la pulsación del pedal). En un sistema de freno de tambor, el diámetro del tambor debe medirse y comprobarse en busca de una condición desviada. Haga maquinar o reemplazar los rotores o tambores según sea necesario.

Herrajes dañados, faltantes o sueltos: Se utilizan clips, calzas y pastillas antirruido para asegurar las pastillas de freno dentro de las pinzas. De manera similar, las zapatas de freno se aseguran a una placa de respaldo mediante una colección de resortes y retenedores. Si falta alguno de estos bits de hardware, es posible que escuche un traqueteo o chirrido.

Solución: deberá reemplazar o reinstalar el hardware faltante. Si se necesita más lubricación, aplique grasa para frenos donde la tornillería hace contacto con la pinza del freno.

 

Revise sus frenos

Incluso si no escucha un problema ( o siente uno ), sus frenos deben inspeccionarse al menos una vez al año. La frecuencia con la que necesite reemplazarlos variará según su automóvil y el uso de los frenos.

Recuerde, los frenos son la característica de seguridad más importante de su automóvil, y si algo parece estar mal con ellos, haga que un técnico profesional inspeccione su automóvil de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *