Cómo saber si la correa de transmisión o del ventilador están defectuosas

Signos de una correa de transmisión defectuosa

Una correa de transmisión defectuosa puede causar una serie de problemas. Estos son algunos de los más comunes.

1. escucha un chirrido: una correa de transmisión que está estirada o desajustada puede hacer un chirrido. El ruido es causado por el deslizamiento de la correa sobre las poleas, impulsándolas insuficientemente. Esto suele ser más notorio cuando el vehículo se enciende por primera vez en la mañana, ya que la correa de transmisión aún no se ha calentado ni se ha vuelto flexible.

2. Ve daños físicos: un cinturón que está visiblemente agrietado, deshilachado, rasgado o roto no es bueno. Necesitarás uno nuevo.

3. Testigos encendidos: el alternador es accionado por la correa de transmisión. Si el cinturón se desliza o se rompe, el sistema de carga del automóvil no tendrá voltaje. Como resultado, puede aparecer un grupo de luces de advertencia en el tablero. Esto es especialmente cierto en los automóviles fabricados en los últimos 10 o 20 años, que tienen docenas de computadoras que dependen del voltaje.

4. La batería se agota: la batería es básicamente un dispositivo de almacenamiento de energía eléctrica creada por el alternador. Si la correa de transmisión se desliza o se rompe, el alternador no cargará correctamente la batería. Como resultado, la batería morirá.

5. Falta de dirección asistida: los vehículos con dirección asistida hidráulica tienen una bomba accionada por correa. Una correa suelta o rota puede resultar en una falta de asistencia de dirección.

6. Sobrecalentamiento del motor: en muchos automóviles, la bomba de agua funciona con la correa de transmisión. Una correa rota o que resbale puede hacer que la bomba de agua deje de girar y que el motor se sobrecaliente. Si esto sucede, salga del camino en un lugar seguro y apague el motor. El sobrecalentamiento puede matar un motor rápidamente y costarle mucho dinero.

¿Qué es la correa de transmisión?

La correa de transmisión, a veces llamada correa del ventilador, transmite energía a muchas partes importantes de su automóvil. El alternador, la bomba de dirección asistida, la bomba de agua y el compresor de aire acondicionado generalmente están montados en la parte delantera de su motor y dependen de la correa de transmisión para funcionar.

Cada una de estas partes tiene una polea unida, al igual que el cigüeñal del motor, y la correa de transmisión envuelve estas poleas. Cuando el motor está en marcha, la polea del cigüeñal gira, moviendo la correa de transmisión, que luego hace girar las poleas de accesorios.

Hay dos tipos básicos de correas de transmisión: correas trapezoidales y correas serpentinas.

Correa trapezoidal

estos cinturones obtienen su nombre de su forma, que se estrecha de ancho a estrecho, formando una «v». Por lo general, las correas trapezoidales se encuentran en vehículos más antiguos, fabricados hace al menos un par de décadas. Al principio, solo se usaba una correa en V, conocida como correa del ventilador, para accionar todos los accesorios del motor.

A medida que los automóviles se volvieron más complejos, los fabricantes de automóviles comenzaron a agregar más accesorios al motor. Para compensar, comenzaron a usar múltiples correas trapezoidales. Cada correa impulsaba uno o dos de los accesorios. Por ejemplo, uno puede accionar la dirección asistida y el alternador, mientras que otro acciona la bomba de agua.

Algunas correas trapezoidales son relativamente suaves en ambos lados, mientras que otras tienen múltiples ranuras pequeñas en el lado de la polea. Por lo general, las correas trapezoidales “acanaladas” de múltiples ranuras son más flexibles y acumulan menos calor. Las correas trapezoidales se pueden ajustar a través de una polea de ajuste o pernos de pivote y ajuste.

Correa serpentina

la correa serpentina es básicamente una correa más larga que «serpentea» alrededor de todos los accesorios del motor. Puede tener ranuras en un lado o en ambos. Por lo general, las correas serpentinas duran más y transmiten potencia de manera más eficiente que las correas trapezoidales.

A diferencia de las correas trapezoidales, las correas serpentinas no son ajustables. En su lugar, se utiliza un tensor automático para mantener la correa tensa.

Como solucionar el problema

A veces se puede ajustar una correa en V para restaurar el rendimiento. En vehículos con correa serpentina, reemplazar el tensor puede solucionar el problema.

Independientemente del tipo, si la correa de transmisión está dañada, desgastada o rota, debe reemplazarse . En algunos autos, especialmente en los antiguos, esta es una tarea fácil de abordar para la mayoría de las personas. Pero los autos fabricados en los últimos 30 años tienen cinturones que serpentean por todas partes. el reemplazo de estas correas puede incluso requerir el uso de herramientas especiales. En tales casos, el reemplazo de la correa de transmisión generalmente es mejor dejarlo en manos de un profesional calificado.

Un técnico inspeccionará visualmente la correa serpentina en busca de desgaste o contaminación de fluidos. Se comprobarán las ranuras de la correa en busca de grietas o roturas. En los vehículos equipados con tensor de cinturón automático, generalmente hay un indicador en el tensor que indica cuánto se ha estirado el cinturón; esto también se verificará.

Para reemplazar una correa serpentina, el técnico aflojará el tensor, quitará la correa vieja, colocará la nueva sobre los accesorios y luego soltará el tensor para que ponga tensión en la correa. Entonces se pondrá en marcha el vehículo para comprobar que el cinturón se ha colocado correctamente.

También es importante inspeccionar las poleas de accesorios al reemplazar una correa de transmisión de cualquier tipo. Las poleas desgastadas o atascadas pueden dañar una correa nueva en poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.