Mi Automovil

Cómo Purgar los Frenos y Porque es Importante

El purgado de los frenos es uno de los procedimientos de mantenimiento más importantes de su automóvil y puede ser de gran ayuda si tus frenos se sienten blandos . El líquido de frenos contaminado, viejo o aireado puede reducir considerablemente su poder de frenado.

Los talleres de reparación pueden encargarse de una purga de frenos, pero también es algo que puedes hacer si tienes las herramientas, el equipo y los conocimientos adecuados.

 

¿Qué es el líquido de frenos?

El líquido de frenos es un líquido hidráulico que funciona a alta temperatura y presión para mover las piezas de los frenos. El líquido no se puede comprimir y, en la mayoría de los casos, puede absorber la humedad.

La fuerza aplicada al presionar el pedal del freno es transferida por el fluido a medida que viaja desde el cilindro maestro, a través de líneas y mangueras, a cada esquina del vehículo. Luego, el líquido mueve los pistones en las pinzas de freno, lo que hace que las pastillas de freno se sujeten a los rotores y desaceleren el vehículo.

El líquido de frenos también se puede usar con sistemas de frenos antibloqueo y sistemas de control de tracción para aplicar presión de frenos usando una bomba adicional controlada electrónicamente.

 

¿Cuándo necesito purgar los frenos?

El líquido de frenos es un elemento de mantenimiento y debe cambiarse periódicamente. Algunos fabricantes, como Mercedes, recomiendan una descarga de líquido de frenos cada dos años o 20,000 millas (30,000 km), mientras que otros automóviles, como ciertos modelos de Honda, Ford y Hyundai, solo requieren una inspección y no ofrecen un intervalo específico para el reemplazo. Consulta el manual del propietario para ver las recomendaciones de tu automóvil.

La mayoría de los técnicos sugerirán una descarga cada tres o cuatro años, o alrededor de 50,000 millas (80 000 km.), si el manual del propietario no incluye un intervalo. Si vas a reemplazar las pastillas de freno o los rotores, solicita una inspección del líquido de frenos, ya que sería un buen momento para limpiar el sistema también.

También se requiere purgar los frenos cada vez que se abre el sistema de frenos. Cuando se reemplazan piezas como calibradores, cilindros de rueda, un cilindro maestro o una manguera de freno, el aire puede ingresar al sistema. Dado que el líquido de frenos por sí solo no es compresible, pero sí el aire, cualquier aire que se introduzca en el líquido causará una reducción importante de la potencia de frenado. Cuando esto suceda, su pedal de freno se sentirá esponjoso y puede golpear el piso con el mínimo esfuerzo.

Si un mecánico ha trabajado en su sistema de frenos, también deberían haber purgado los frenos. Pero si hiciste un trabajo en casa, querrás terminar el trabajo.

 

Esto es lo que hay que hacer

El proceso por el que vamos a caminar es para sistemas de frenos hidráulicos. Algunos autos más nuevos, incluidos muchos modelos híbridos, usan un sistema eléctrico de “freno por cable” que requiere una herramienta de diagnóstico para completar una descarga de frenos. Si no estás seguro de qué sistema tiene tu automóvil, consulta el manual del propietario o llama a tu concesionario local.

Para realizar un lavado del líquido de frenos hidráulico, necesitarás el líquido de frenos adecuado, una combinación o una llave de purga de frenos, un recipiente transparente, una pequeña manguera de goma para colocar sobre la purga, algunos trapos, guantes, gafas de seguridad y una segunda persona. (Si no tienes una segunda persona a mano, hay otras maneras de hacer que funcione).

El líquido de frenos es peligroso: es un irritante para la piel, puede causar daño a los ojos y puede quitar la pintura de su guardabarros. Asegúrate de usar guantes y gafas de seguridad envolventes. Ten agua limpia cerca para enjuagar cualquier superficie pintada en la que el líquido entra.

El tipo de líquido de frenos que necesitará se puede encontrar en el manual del propietario o en la tapa del depósito de líquido de frenos. Los tipos más comunes de líquido de frenos son DOT 3 y 4, pero algunos automóviles más nuevos usan DOT 5 y 5.1. Esta tabla le mostrará qué fluidos son compatibles, pero recuerde que si tu automóvil requiere DOT 5, no pueded usar nada más que DOT 5.

 

 

1. Localiza los tornillos de purga de freno

El primer paso para lavar el líquido de frenos es encontrar los tornillos de purga. Estos se encuentran en la parte superior de la mayoría de las pinzas de freno. Si tu automóvil está equipado con frenos de tambor, la purga se encuentra en el cilindro de la rueda.

 

 

Todos los modelos de coches son diferentes. Es fundamental estudiar el procedimiento específico para tu automóvil antes de comenzar. Los fabricantes a menudo agregan tornillos de purga en cualquier punto del sistema donde las burbujas de aire pueden quedar atrapadas.

Estos tornillos de purga se pueden encontrar en las válvulas dosificadoras (que afectan la desviación de los frenos de adelante hacia atrás) o en cualquier lugar donde las líneas de los frenos van de horizontal a vertical y luego vuelven a bajar. No dejes que unos pocos tornillos de purga adicionales te asusten, simplemente se consciente de ellos y del orden correcto para purgarlos.

Si alguna vez te han reemplazado las pinzas de freno, es posible que tengas varios tornillos de purga. Solo necesitas abrir los superiores en la pinza que está purgando, pero debe asegurarte de que todos los otros tornillos estén apretados.

En algunos autos, es posible obtener acceso a las purgas sin quitar las ruedas, pero en muchos casos es necesario quitar las ruedas. Procede con precaución y siempre usa soportes de gato para apoyar tu automóvil. Si los rotores de los frenos se sujetan solo por los pernos de las ruedas, vuelve a colocar dos tuercas para mantener el rotor en su lugar mientras purgas el sistema.

 

2. Prepárate para aflojar.

Una vez que haya localizado los tornillos de purga, encuentra la llave del tamaño correcto que se ajuste sobre ellos, y siempre usa el extremo de la caja, no el extremo abierto, de la llave. Los tornillos de purga siempre están apretados y, por lo general, oxidados, por lo que también puedes comprar una llave específica para purgar el freno de seis puntos para facilitar el trabajo. Si tienes un aceite penetrante como PB Blaster o WD-40, ahora es un buen momento para rociarlos para asegurar que se suelten con facilidad.

El calor puede usarse en los tornillos obstinados, pero si no tienes experiencia, es mejor dejarlo en manos de los profesionales. No fuerce una purga para abrirla, ya que puede romperse fácilmente y posiblemente te cueste un calibrador o un cilindro de rueda.

 

3. Recarga tu líquido y llama a tu asistente

Antes de abrir cualquier tornillo de purga, asegúrate de que el líquido de frenos esté lleno y que el diafragma de ventilación esté completamente asentado en la tapa del cilindro maestro. Pídele a tu ayudante que se ponga al volante y asegúrate de que el motor esté apagado. Deberá comenzar con la purga que está más alejada del cilindro maestro, generalmente la parte trasera del pasajero.

 

4. Comunícate mientras trabajas.

Conecte su manguera de goma a la parte superior de la purga e inserte el otro extremo de la manguera en tu recipiente transparente, debajo de aproximadamente media pulgada de líquido de frenos en la parte inferior. Antes de abrir la purga, haz que tu ayudante bombee lentamente el pedal del freno dos o tres veces y luego empújalo hacia abajo y manténlo presionado. Tu ayudante debería indicarte que el pedal está completamente abajo al decir “Manteniendo presionado”.

Es tu turno. Una vez que tu ayudante mantenga presionado el pedal, es el momento de abrir la purga. Deberías ver que sale líquido de la manguera, y es posible que veas burbujas de aire junto con el líquido.

Tu ayudante sentirá que el pedal baja hasta el piso, en cuyo punto debe decir “Piso”. Cierrz la purga inmediatamente y luego di “Cerrado”. Tu ayudante puede dejar el pedal y decir “Arriba” una vez está en su posición normal.

 

 

5. No permitas que entre aire en el sistema.

Si se suelta el pedal cuando la purga está abierta, el aire será absorbido por el sistema y deberás comenzar de nuevo. Por eso es clave cerrar la hemorragia rápidamente.

Es mejor apretar el sangrado según las especificaciones del fabricante, pero no lo aprietes demasiado. Un buen ajuste cómodo por lo general funciona bien.

 

6. Rellena el líquido de frenos y repite

Deberás rellenar el cilindro maestro después de cerrar cada tornillo de purga. Si olvidas rellenarlo, corres el riesgo de dejar entrar el aire y tendrá que comenzar de nuevo.

Repita el proceso de purga en cada rueda, acercándose al cilindro maestro, hasta que el líquido esté limpio y sin burbujas.

 

 

7. Llenar el líquido de frenos al final.

Después de que se realiza el procedimiento de purga, rellena el líquido de frenos hasta la línea completa. Asegúrate de haber retirado la llave de la última pinza. Limpia el líquido de frenos con un paño y un limpiador en aerosol, si tiene. Si quitaste las ruedas, vuelve a instalarlas y aprieta las tuercas.

 

8. Haz una prueba de manejo

Siempre es mejor tomarlo con calma en tu primer viaje después del trabajo de frenos. Conduce despacio y asegúrate de que el pedal del freno se sienta firme y no se caiga fácilmente al piso. Después de tu primer viaje, comprueba el nivel de líquido de frenos.

Si tu pedal aún se siente esponjoso, deberás realizar una segunda purga del freno. Esto no es raro si recientemente has abierto el sistema para una reparación, así que manten a tu ayudante cerca.

 

¿Qué pasa si no tengo un ayudante?

Si no tienes una mano amiga, todavía puedes purgar los frenos en la mayoría de los casos. Un método comúnmente utilizado para lavar el líquido es la purga por gravedad. Para esto, solo necesita abrir tu purga y dejar que la gravedad haga su trabajo.

Para obtener los mejores resultados, llena el cilindro maestro muy cerca de la parte superior y deje la tapa cerrada, pero no toques el pedal del freno. Abre los tornillos de purga uno a la vez. Si no fluye líquido por completo, retira la purga y asegúrate de que el orificio que lo atraviesa no tenga residuos, luego vuelve a colocarlo. Puede ayudar a golpear el calibre con un mazo suave.

Usa tu recipiente y manguera transparentes, haz un seguimiento de la cantidad de fluido que se ha vaciado en cada esquina y rellena a medida que avanza. Este proceso probablemente tomará más tiempo. Recuerda volver a colocar la tapa en el cilindro maestro y apretar todos los tornillos de purga antes de presionar el pedal.

Una segunda opción si no tienes un ayudante es una bomba de vacío. Esto succiona el fluido del tornillo de purga. Puedes comprar una bomba de vacío manual o una bomba de vacío neumática que requiere una conexión a un compresor de aire. Simplemente coloca la manguera suministrada en la parte superior del tornillo de purga, abre el tornillo y usa la bomba para eliminar el fluido.

Estas opciones no siempre funcionan cuando se necesita una purga de freno para eliminar el aire. En este caso, es posible que necesites un ayudante o una máquina de purga de freno eléctrico. Si tiene dudas, deja que un mecánico profesional se encargue de ello . Nunca conduzcas si el pedal del freno no se siente bien; en su lugar, remolca el automóvil. No querrás arriesgarte con tus frenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *