Mi Automovil

Cómo Preparar tu Coche Para el Invierno

El invierno es una época difícil para su automóvil o camión. Las temperaturas de congelación afectan el sistema eléctrico de tu vehículo y espesan los lubricantes dentro de tu motor, la transmisión y otros componentes.

Luego están las cosas que caen del cielo: nieve, hielo y aguanieve. Mientras tus neumáticos luchan por la tracción, tienes el desafío adicional de mantener el parabrisas limpio para que puedas ver el camino. Los baches pueden dañar tu suspensión y la sal del camino puede pudrir los paneles de su cuerpo.

Preparar tu auto para el invierno es importante. Sufrir una ruptura en el clima helado no es solo inconveniente; puede ser peligroso. He aquí cómo estar preparado para los estragos del invierno.

 

Revisa tu refrigerante

El refrigerante mantiene su motor funcionando sin problemas, incluso en condiciones climáticas extremas. Tener la mezcla correcta de agua y anticongelante evita que el líquido se congele a temperaturas bajo cero, al mismo tiempo que protege tu motor.

Compruebe el nivel de refrigerante regularmente y manténlo rellenado. También recuerda que el refrigerante no dura para siempre. Consulta el manual del propietario para obtener información sobre la frecuencia con la que debe cambiarlo.

 

Revisa tu batería

El clima frío de invierno ralentiza las reacciones químicas dentro de la batería, lo que resulta en una salida de energía eléctrica mucho menor. El aceite frío y espeso dentro del motor también dificulta que la batería arranque tu automóvil. Por esta razón, una batería que ha funcionado bien durante la primavera, el verano y el otoño puede fallar durante el invierno a medida que cae el mercurio.

Si tu batería tiene algunos años, puede que sea hora de una nueva. Pídele a un mecánico que revise tu batería para ver si es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir el invierno. También es una buena idea tener el alternador y el resto del sistema de carga revisados ​​en este momento.

 

Revisa tus llantas

Tus llantas son el único punto de contacto que su vehículo tiene con la carretera, por lo que su salud es crucial. Esto es especialmente cierto cuando los caminos están cubiertos de nieve o hielo. Aquí hay tres cosas a considerar:

1. Presión de los neumáticos: Este es un buen momento para asegurarte de que tus neumáticos estén inflados a las presiones correctas. El inflado insuficiente causará una pérdida de tracción y un manejo deficiente, lo que es un peligro en condiciones invernales resbaladizas. Las presiones correctas se pueden encontrar en la etiqueta adhesiva de la jamba de la puerta del conductor o en los neumáticos. El clima frío reduce la presión del aire, así que revísalos afuera cuando todavía estén fríos y no en un garaje caliente o al final de un viaje.

2. Profundidad de la banda de rodadura del neumático: La huella de los neumáticos determina qué tan bien pueden manejar la nieve y el hielo. Los neumáticos desgastados con poca profundidad de la banda de rodadura no sujetarán la superficie de forma segura. Con la parte posterior de una moneda, inserta la parte superior en las ranuras de la banda de rodadura en varios lugares. Haz esto para cada neumático. Si la parte de la moneda a mas de la mitad está cubierta por la banda de rodadura, te queda aun profundidad de la banda de rodadura, lo que es adecuado (mide la moneda para saber cuantas pulgadas o cm tiene de profundidad).

3. Neumáticos de invierno: Si realmente deseas maximizar la seguridad en la nieve, los neumáticos de invierno son el camino a seguir. Te brindan un diseño de la banda de rodadura que excavará y agarrará la nieve para mejorar la tracción y el frenado. Incluso puedes obtener llantas especiales que realmente agarran carreteras heladas, lo que te mantiene más seguro cuando la carretera se congela. Los neumáticos de invierno siempre deben comprarse en juegos de cuatro. Móntalos en un juego de rines de bajo costo para que sea más fácil cambiarlas en primavera.

Revisa tus limpiaparabrisas y tu líquido de lavado

La nieve, el aguanieve y la lluvia helada harán que sea difícil ver fuera del parabrisas. Los limpiadores y el líquido del limpia parabrisas deberán trabajar en conjunto para que puedas ver con claridad.

Los limpiaparabrisas se desgastan tanto por el uso como por la exposición diaria a la luz solar. Las marcas de limpiaparabrisas de poca importancia que se notan durante el uso en climas cálidos pueden convertirse en áreas de nieve y aguanieve poco claras que bloquean su vista en el invierno.

La mejor opción es conseguir un juego de limpiaparabrisas de invierno. Estas cuchillas de uso pesado generalmente se fabrican como un único conjunto cubierto de caucho, sin ningún marco externo de metal que pueda obstruirse con hielo y congelarse.

Además, necesitarás un líquido de lavado de invierno para temperaturas bajo cero. Si no está seguro de lo que hay en tu automóvil, pídele a un mecánico que lo cambie por las cosas preparadas para el invierno, o compra el equipo  y házlo tu mismo.

Nunca uses los limpiaparabrisas para tratar de limpiar el hielo o la nieve pesada del parabrisas. Esto desgastará las hojas del limpiaparabrisas y presionará el motor del limpiaparabrisas. Limpia el parabrisas primero, luego usa los limpiadores y el líquido para mantenerlo limpio.

 

Manten tu tanque de gasolina lleno

La condensación dentro de tu tanque de combustible es un hecho de la vida. A medida que la temperatura exterior va de alta a baja a lo largo de cada día, el vapor de agua del aire dentro del tanque se forma como gotas de agua en las paredes del tanque.

Esto no es un gran problema durante el clima cálido, pero puede causar problemas de inicio durante el invierno. Debido a que el agua es más pesada que la gasolina, cae al fondo del tanque, donde se unen las líneas de combustible. Si el agua se congela en las líneas de combustible, la gasolina no puede llegar al motor.

Cuanto más bajo sea el nivel de combustible, más espacio vacío hay en el tanque, lo que significa más espacio para la condensación. Mantener tu nivel de combustible medio lleno o más alto reducirá el riesgo de congelación de la línea de combustible. También te dará espacio para el error en caso de que te quedes atrapado en una tormenta de invierno y tengas que mantener el calentador en funcionamiento.

 

Revisa tu aceite

Las temperaturas frías del invierno hacen que el aceite sea mucho más espeso. Esto hace que arrancar el motor sea más difícil y produce más fricción dentro del motor hasta que se calienta.

Dependiendo de tu vehículo, el fabricante puede recomendar que uses un tipo diferente de aceite durante el invierno. Consulta el manual del propietario o consulta con un mecánico.

El aceite también se espesa con el uso. Si estás cerca de necesitar un cambio de aceite, házlo antes de que empiece el clima invernal: tu vehículo arrancará más fácilmente y funcionará mejor.

 

Revise tus mangueras y correas

El frío puede acelerar el desgaste de las mangueras y correas de goma de tu automóvil. Revisa estos artículos para detectar fragilidad, grietas y desgaste. Reemplaza las mangueras y correas que muestren signos de estar cerca del punto de falla. Si no estás seguro de qué buscar, puedes hacer que un mecánico se encargue de ello.

 

Compruebe estos otros elementos clave

Para completar el proceso de preparación para el invierno, asegúrate de que estos otros componentes estén funcionando correctamente:

  • Calentador y descongelador de parabrisas
  • Desempañador de la ventana trasera (si tiene uno)
  • Todas las luces exteriores
  • Sistema de escape
  • Frenos
  • Protege el cuerpo y el interior de tu coche.

Antes de enviar tu vehículo al clima invernal, es una buena idea limpiarlo por completo en el exterior. Añadir una capa de cera para proteger el acabado. Lava tu auto entre las tormentas para limpiar cualquier resto de sal, grava, tierra y escombros. Asegúrate de que la parte inferior y las cavidades de las ruedas también se rocíen.

Dentro de tu automóvil, un juego de tapetes para todo tipo de clima protegerá tus alfombras para que no se mojen y se manchen con sal. Asegúrate de que las alfombrillas que agregues no interfieran con el movimiento de los pedales del freno, o el embrague.

 

 

Ten un kit de emergencia de invierno

Si algo malo sucede y te quedas atascado al costado de la carretera, tener un kit de emergencia de invierno puede hacer una gran diferencia. Esto incluye los artículos que debes tener en tu automóvil el resto del año, pero también cosas específicamente para el invierno. Debe incluir:

 

Cosas para ayudarte a sobrevivir:

  • Mantas pesadas
  • Ropa de invierno para todos los pasajeros, incluidos guantes, botas y sombreros.
  • Agua embotellada, barritas energéticas y otros aperitivos.
  • Bolsas de basura y toallitas antisépticas.

Cosas para mantenerte seguro:

  • Botiquín de primeros auxilios
  • Llamaradas y un triángulo de seguridad.
  • Linterna con pilas extra.
  • Raspador de hielo y cepillo de nieve
  • Pala de nieve
  • Ayudas a la tracción (arena, arena para gatos, etc.)
  • Cadenas de neumáticos
  • Cargador de celular o batería de respaldo.

Cosas para mantener su vehículo funcionando:

  • Herramienta multiusos o kit de herramientas básicas.
  • Inflador de neumáticos
  • Medidor de presión de los neumáticos
  • Cables de salto
  • Cinta eléctrica
  • Refrigerante extra y líquido de lavado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *